sábado, 25 de marzo de 2017

#STOPBullying



Los niños de 4º del CEIP Ponce de León han grabado este vídeo contra el #bullying con la música de El Langui y la iniciativa de #SeBuscanValientes.
Ha quedado chulo pero sobre todo, nos permite reflexionar en las aulas sobre uno de los grandes problemas de la escuela actualmente. #STOPBullying

jueves, 9 de marzo de 2017

Día de la mujer trabajadora (8 de Marzo)


Con motivo de la celebración del Día internacional de la mujer trabajadora (el 8 de Marzo) los niños y niñas de 4º A del CEIP Ponce de León han trabajado los valores de igualdad de oportunidades y derechos de la mujer. 
Con esta dinámica tan sencilla hemos reflexionado sobre las injusticias a las que aún hoy las mujeres deben enfrentarse durante su día a día: en el trabajo, en casa y en otros contextos. 
Sirva esta actividad para que todos los días sean el #DíaDeLaMujer

miércoles, 15 de junio de 2016

Proyecto "Efecto Mariposa"


¡Se termina un nuevo proyecto en el CP Pablo Iglesias! En esta ocasión desde el área de Tecnología los alumnos de 2º de la ESO han diseñado una serie de construcciones para trabajar los contenidos curriculares de las estructuras

Para dar sentido a sus construcciones decidimos que el objetivo final del proyecto consistiría en superar un reto de tipo Efecto mariposa. Este desafío implicó elaborar un recorrido para una canica que por la fuerza de la gravedad fuera cayendo por los diferentes planos inclinados construidos hasta llegar al suelo, donde debería iniciar una reacción en cadena derribando una pieza de dominó. 

Tras coger ideas a partir del visionado de algunos experimentos del programa de TV El Hormiguero así como del grupo musical Ok Go, los participantes del proyecto comenzaron a trabajar en sus estructuras aplicando todos los conocimientos que simultáneamente íbamos trabajando durante las clases: tipos y propiedades de las estructuras, esfuerzos, cargas, centro de gravedad, base de sustentación, etc.

Durante la construcción de las estructuras se emplearon materiales reutilizados (papel, cartón, botellas de plástico...) lo que también ayudó a concienciar a los alumnos sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente

El resultado fue espectacular y el resto de alumnos del colegio contuvieron la respiración hasta que la canica llegó al suelo y derribó la primera ficha de dominó... ¡reto superado!

domingo, 15 de mayo de 2016

Al volver la vista atrás...

En esta vorágine de nuevas metodologías, enfoques y formas de trabajo en el aula no puedo dejar de pensar en si no nos estaremos volviendo un poco locos. Si no nos estaremos pasando de frenada mirando solo hacia el futuro. Éstos son solo algunos de los trabajos que se pueden encontrar en la web sobre la temática:
Es fantástico mirar hacia el futuro, hacia la utopía, porque como decía Eduardo Galeano, esto ilusiona y nos hace caminar en la dirección correcta. Pero nunca puede significar olvidarse de todo lo anterior.

Como docentes tenemos que estar agradecidos de que hoy haya profesores a los que los medios de comunicación prestan más atención, ya que sirven de altavoz a otros que trabajan en el anonimato. Pero tampoco conviene endiosar a nadie porque entre otras cosas, muchas de las reflexiones que hoy se califican como innovadoras ya las habían dicho hace casi 100 años profesionales entusiastas como Giner de los Ríos, el "Sócrates" español.

Creo que muchos docentes interpretan que ese "mirar hacia atrás" es algo malo, prohibido o poco innovador. Pero precisamente desde el punto de vista educativo creo que tiene mucho más sentido saber bien de dónde venimos, para no correr el riesgo de volver de nuevo a pisar la misma senda y cometer los mismos errores que otros ya cometieron antes por nosotros. 

¡Volvamos a releer los clásicos y aprendamos de ellos!

[...]
Al andar se hacer camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
[...]

Antonio Machado, Caminante 

viernes, 8 de abril de 2016

Proyecto "El circo de las Ilusiones Ópticas"


En la vida a veces las cosas no son lo que parecen y hay que mirar dos veces para verlas de verdad. Y eso es precisamente lo que hemos intentado representar desde el área de Tecnología con los alumnos de 2º de ESO durante el segundo trimestre. 

Para desarrollar los contenidos vinculados con la construcción y el manejo de herramientas, durante las clases hemos estado preparando una serie de experimentos sensoriales (para ver, tocar, etc.) que los alumnos de todo el centro pudieron disfrutar el último día de clase. 

En el vídeo se puede apreciar todo el proceso que se ha llevado a cabo: desde la construcción de las ilusiones ópticas hasta el montado y desmontado de la instalación. ¡Asegúrate de mirarlo dos veces para comprobar que no se te ha escapado nada!

jueves, 10 de marzo de 2016

Docentes en Matrix


No voy a ser el primero en señalar las analogías que existen entre el cuento infantil de Alicia en el País de las maravillas y el argumento de la conocida película de los hermanos Wachowski "Matrix" (de hecho, para el que quiera profundizar en el tema, aquí lo explican fantásticamente).

Sin embargo, quizá nadie antes haya relacionado estas dos referencias artísticas con la profesión docente. Y es que si lo pensamos detenidamente, podríamos decir que los docentes vivimos en Matrix: una realidad en la que vamos haciendo las cosas que se supone que tenemos que hacer sin cuestionarnos demasiado el por qué o el para qué se hace lo que se hace. 

Sabemos que muchas de las cosas que hacemos en nuestras clases no funcionan (pero seguimos haciéndolas). Constatamos que las actividades del libro son aburridas (pero seguimos mandándolas de deberes). Aceptamos que los exámenes no generan motivación (pero... ¿cuándo lo han hecho?). Y por supuesto, intuimos que nuestros alumnos no aprenden gran cosa y si lo hacen, es más por una cuestión de iniciativa propia, que por lo que podamos haberles enseñado nosotros.

Muchos docentes, a los que podríamos denominar Docentes Matrix, están conformes con esta situación. Son esclavos de su falta de reflexión. Pero es evidente que resulta mucho más cómodo no pensar ni cuestionarse nada...

Sin embargo otros, como le sucedía a Neo (el protagonista de la película), tienen la certeza absoluta de que se les escapa una parte importante de la ecuación; de que quizá no estén aprovechando al máximo el potencial de sus alumnos; de que quizá podrían hacer algo más. Y se preguntan si no habría otra manera de actuar (aunque a nadie parezca importarle demasiado...). Son los Docentes rebeldes.

Estos profesionales suelen haber leído experiencias educativas que hablan de Metodologías Activas y acuden regularmente a cursos de formación sobre aprendizaje cooperativo, competencias, evaluación... Como consecuencia de ello, empiezan a sospechar que les han engañado (es muy habitual escucharles decir la frase: ¿y esto por qué no me lo enseñaron en la carrera?).

Sin embargo, a la hora de aplicarlo en sus clases, tienen una sensación extraña; como si estuvieran haciendo algo malo o prohibido. Es la conciencia autoritaria. Fromm en su libro "Ética y Psicoanálisis" ya explicaba que ésta era el resultado de un proceso basado en dinámicas de recompensa y castigo utilizadas con el fin de subordinar al individuo mediante el miedo y la culpabilidad. A medida que el tiempo pasa, esta dinámica se va consolidando y la persona se convierte en un doble de la autoridad (el concepto está muy vinculado con la Pedagogía venenosa que ya se mencionó en entradas anteriores).

Es necesario tener mucho valor y fuerza de voluntad para romper con esa dinámica; con esa inercia que nos arrastra a todos en la misma dirección. Por eso cuesta tanto cambiar. Y por eso tiene que ser una decisión personal. Nadie puede obligar a nadie a despertar.

En la película el personaje de Morpheo daba a elegir a Neo entre dos pastillas: la azul (para olvidar todo y seguir como hasta ahora) o la roja (para empezar a mirar con otros ojos).

En la realidad sucede lo mismo: algunos docentes lo intentan, pero las dificultades son tantas que al final abandonan. Toman la pastilla azul y optan por creer que no se puede hacer nada. Otros, persisten y no se rinden pese a las dificultades. Eligen la pastilla roja y al final descubren hasta dónde llega la madriguera del conejo.

Cada docente necesita un Morpheo que les despierte del sueño y les dé a elegir. Unas veces puede ser un compañero, otras veces un ponente en un curso de formación... La cuestión en cualquier caso es:
 ¿Eres un Docente Matrix o un Docente rebelde

domingo, 28 de febrero de 2016

La Pedagogía del miedo

Lo peor de enseñar el concepto de autoridad a través del miedo es que al final, nuestros alumnos aprenden: 
  • Aprenden a no preguntar sus dudas (que es la máxima del aprendizaje).
  • Aprenden a no intervenir (perdiendo diálogos e intercambios de ideas interesantes).
  • Aprenden a pedir permiso para todo (hasta para coger una pintura). 
  • Aprenden a tener miedo del profesor (cuando debería ser confianza lo que sintieran).
  • Aprenden a estar en silencio (porque el aprendizaje solo es individual).
  • Aprenden... a dejar de ser niños.
Ese "Sssshhhh" esconde muchas cosas... ¿De verdad que esto es lo que queremos que aprendan nuestros alumnos? Triste perspectiva la de la docencia si como maestros solo aspiramos a esto. 

¡Ah! Pero eso sí, luego queremos que sean autónomos y creativos. Que expresen sus inquietudes y nos muestren su "yo interior". Y cuando no lo hacen (porque obviamente, no les hemos ayudado a desarrollar esta habilidad), les ponemos mala nota o nos quejamos de su falta de iniciativa

Esta evidente contradicción entre lo que les enseñamos y lo que les pedimos puede generar frustración en nuestros alumnos. Esta situación es un claro ejemplo de un deliberado ejercicio de Pedagogía venenosa (de la que ya hablaba Miller en los 90). Este enfoque utiliza el abuso de autoridad bajo el pretexto de que las actuaciones desarrolladas son beneficiosas para el receptor (en este caso, los alumnos). Tras verse sometidos con frecuencia a este proceso opresivo (especialmente si se trata de un niño de temprana edad) se termina optando inconscientemente por negar las propias emociones y sentimientos, aceptando las acciones y palabras de la autoridad como un hecho necesario e incluso beneficioso. Y si no, solo hay que preguntar a los niños: ¿cómo hay que trabajar: en silencio o hablando? 

La fuerza de la costumbre hace que la mayoría responda que en silencio, porque así les hemos enseñado nosotros (su autoridad). Sin embargo, resulta llamativo que al estudiar el ruido presente en las clases en centros educativos, el país que encabeza la lista con las clases más bulliciosas sea Finlandia (según Pasi Sahlberg en Finnish Lessons), que al mismo tiempo también presenta los mejores resultados de aprendizaje... ¿Curioso, no?

En realidad es lógico: todas las investigaciones en materia de educación que se están realizando en la actualidad señalan que se aprende mucho más y de manera más duradera cuando se aprende de otros (y si no, solo hace falta echar un vistazo a los resultados del Proyecto INCLUD-ED). Obviamente, esta comunicación genera ruido. Por eso, como ya decía Salva Rodríguez en esta fantástica entrada de su blog, las clases en las que reina un silencio absoluto deberían darnos miedo, porque ahí no se está produciendo un verdadero aprendizaje.

Aunque tampoco hay que exagerar ni caer en el romanticismo educativo: el silencio, en su justa medida, no es malo. Al contrario, establecer momentos de calma en el aula ayuda a concentrarse mejor. Sin embargo, todavía hoy algunos de mis alumnos me siguen confesando que con este o aquel profesor no hablan en clase porque tienen miedo de que se enfade. Algunos confundirán ese silencio con respeto y autoridad. Pero no lo es en absoluto. Solo hay que escuchar lo que opinan los alumnos de esos docentes cuando nadie les escucha... Cualquier cosa menos respeto. No nos engañemos.

A algunos docentes les parece bien esta Pedagogía del miedo porque les resulta mucho más cómodo dar sus clases. Yo, al menos, no quiero ese silencio. No quiero que mis alumnos me tengan miedo. Al contrario, quiero que confíen en mí y que cuando trabajen en silencio sea porque realmente ellos necesitan hacerlo y entiendan que es lo mejor.

Para terminar la reflexión, un toque musical que ejemplifica a la perfección esta Pedagogía del miedo: Pink Floid con su "Another brick in the wall":